POR MAURO FLORES LEDESMA

La unidad de las asociaciones de tenis en México parece haber calado hondo no solo en el ánimo del destituido presidente de la FMT (Federación Mexicana de Tenis), José Antonio Flores Fernández, su extinto consejo directivo y los pocos presidentes de asociaciones que por conveniencia o convicción aún son presuntamente “leales”, pues parece que ya vislumbran el final en sus aspiraciones, también caló en la comunidad tenística de nuestro país pero en sentido contrario, mientras allá seguramente hay frustración, impotencia o al menos desencanto, para quienes aman el deporte blanco prendió una llama de esperanza en la búsqueda de un nuevo rumbo al tenis de México, sumergido en una hecatombe desde hace al menos cuatro décadas.

La prueba más fehaciente es la reacción que inician ya algunos líderes de opinión, que por su trayectoria, historia y experiencia, son referentes en el tenis de nuestro país. Tal es el caso del ex Copa Davis y quien también fue capitán del equipo tricolor, Leonardo Lavalle, pues en su columna del viernes 9 de mayo, en un diario de circulación nacional, respecto a la convocatoria de Asamblea Extraordinaria que se realizará el próximo 20 de mayo en Monterrey, Nuevo León, apuntó: “… Los principales temas serán la destitución del presidente y consejo directivo. Convocar a nuevas elecciones abiertas y transparentes. Son los presidentes de asociaciones quienes tienen que unirse para que el tenis recobre la autonomía. La profesionalización de todas las áreas de la federación. Para mí lo más importante es el impulso y apoyo a los jóvenes talentos con proyecto viables y personas con capacidad para realizarlos y tener éxito. Lo mejor está por venir”.

Sin duda, Lavalle tiene razón, pues sin crítica ni censura deja puerta abierta a la opinión. Para los menos, se pone un grito en el cielo porque se preguntan cómo hablar de estos temas en plena emergencia por la pandemia del COVID-19, para los más, los que disfrutan en la cancha todos los días, es muy oportuno porque cuando todo regrese a la normalidad habrá un sentido diferente en el tenis nacional.

Hasta el momento son más de 16 asociaciones las que se mantienen juntas con el objetivo claro de que haya elecciones libres y transparentes como hace varios periodos no hay. La próxima Asamblea Extraordinaria nació con la idea de darle certidumbre jurídica a todos los acuerdos que se tomen y dos son los principales, puntualizar por mayoría la destitución de José Antonio Flores Fernández y convocar a elecciones limpias y transparentes.

Con toda probabilidad Flores Fernández no se quedará tranquilo, sin embargo la comunidad tenística, las asociaciones que aún faltan, las autoridades deportivas y todos los que de alguna forma se interesan por el tenis, se dan cuenta que no es el más popular y son cada vez más los que piden que salga del camino para dejar que otros asuman el compromiso de llevar al tenis nacional.

LOS VOTOS

En otros espacios hemos hecho el análisis de las asociaciones y los votos que tiene cada una y si cumplieron o no con su meta de afiliaciones para estar o no en posibilidades de votar.

Haciendo un último ejercicio sobre el tema, son 21 de 33 asociaciones las que cumplieron con sus metas y están en regla para votar. De ellas, Flores cuenta todavía con cuatro, que son las que aparentemente le dan el pulso para seguir aferrándose a la silla, sin embargo su “fidelidad” no parece tan firme porque se enfrentan en estos momentos al escarnio de ver que sus clubes y sus tenistas no ven a su asociación junto a la mayoría que firmó la convocatoria de asamblea el 20 de mayo y, según nos informan, ha comenzado el interrogatorio para esos presidentes de asociaciones.

En este momento las que podrían definirse como aliados de Flores son: Veracruz (4 votos); Guanajuato (4 votos); San Luis Potosí (2 votos) y Jalisco (2 votos). Las otras 4 asociaciones que son aparentemente “leales” a Flores Fernández son Estado de México, Campeche, Guerrero y Puebla. Ninguna de las cuales tendría derecho a voto.

De Veracruz y San Luis Potosí los intereses saltan a la vista. El presidente de Veracruz llegó a la capitanía de Copa Davis de la mano de Flores Fernández, quien además recientemente lo colocó como vicepresidente de zona. Sobre San Luis Potosí, se sabe que hay un enorme temor de que les quite el Campeonato Nacional de Semana Santa que es su estandarte principal. Respecto a Jalisco, las dudas son inmensas porque se ha hablado del rechazo de los clubes a que Carlos González López de Lara siga como presidente interino.

El resto de las asociaciones están metidos en el supuesto consejo de Flores Fernández, que salió de la asamblea del 24 de enero donde solo 5 asociaciones tenían derecho a votar y presuntamente levantaron el dedo por José Antonio. La del Estado de México, sabemos la historia, su hermano Luis quedó como presidente en una asamblea donde solo 3 clubes tenía derecho a voto.

HORA DE LEVANTAR LA CARA

Los números son contundentes. Flores Fernández sabe que por ningún lado podría ganar una elección abierta y transparente, por eso se intentó “maquillar” las cifras respecto a las asociaciones que estarían en posibilidades de votar, por eso convocó a asamblea de elecciones en lo oscurito y por eso registro a la única planilla que presuntamente sería votada en su falaz asamblea, la suya. Y sí, por eso impugna lo que sea y como sea.

La unidad de la mayoría de asociaciones de tenis en el país se ha expresado como no había pasado hace muchos años, harta de la manera de operar de José Antonio Flores como titular de la FMT. Hoy quedan algunos presidentes que se mantienen digamos “leales” a Flores, pero hasta cuándo lo harán. ¿Serán capaces de resistir la vergüenza por estar del lado equivocado de la historia?

Muchos clubes en provincia comienzan a preguntarse qué pasa con su presidente de asociación que no habla de frente a la comunidad tenística de su estado. Parece mentira, pero mientras haya dirigentes con intereses tan ambivalentes y muy diferentes a los del deporte seguiremos en la misma hecatombe. Sí, hay que sacar ventaja pero para los tenistas de cada estado y del país, ese es el punto medular del compromiso que adquirieron. ¡Es hora de regresar a la sensatez!

Hoy más que nunca retumba la “toma del juramento” que hizo Gastón Villegas en el 2016 al consejo directivo que lo relevó y que al mismo tiempo provocó el disgusto y la burla. Al concluir el acto dijo: “… si no que se los demanden sus mujeres”. ¡Por eso estamos como estamos!

Como dijo Leonardo Lavalle: “… los presidentes de asociaciones tiene que unirse para que el tenis recobre su autonomía”.

TAMBIÉN LOS LÍDERES

Sin duda, es importante que los líderes de opinión en el tenis mexicano, por su historia, resultados, tradición y abolengo levanten también la mano y opinen. Qué entre todos resuelvan el futuro del tenis nacional.

Hemos escuchado la voces de ex tenistas como Javier “Gato” Ordaz, Ricardo Sánchez, Rafael Belmar, Alfonso “Chiquirringo” González, Raúl Zurutuza y varios más. Hoy Leonardo Lavalle, pero ¿dónde están los demás? Al final, no nos quejemos. Nadar de “muertito” nos mantiene a flote, pero no nos saca del mar.

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social

About Author

Advertisement